Consejos Útiles

UN MANTENIMIENTO CORRECTO ES DETERMINANTE PARA GARANTIZARLE AL VEHÍCULO UNA LARGA VIDA EN CONDICIONES ÓPTIMAS.

POR ESO, RIVIERA PREPARÓ UNA SERIE DE CONTROLES E INTERVENCIONES DE MANTENIMIENTO CADA 10.000 KILÓMETROS


ADVERTENCIA

Las revisiones del plan de mantenimiento programado las prescribe el fabricante. Si no las realiza, puede perder los derechos de la garantía.

Planes de mantenimiento programado
Después de la última revisión en el Plan de Mantenimiento Programado (180.000 km), considerá la misma frecuencia para sustitución de ítems a contar desde la segunda revisión (40.000 km).

Tareas adicionales.

Cada 500 km o antes de realizar viajes largos, controlá y reintegrá el: nivel del aceite motor; nivel del líquido refrigerante del motor; nivel del líquido de los frenos; nivel del líquido de la servodirección; nivel del líquido de la batería; nivel del líquido lavaparabrisas y la presión y estado de los neumáticos.

Plan de revisión anual
En caso de que el vehiculo recorra menos de 20.000 km al año, te aconsejamos realizar el plan de revisión anual, que incluye lo siguiente:

-Control del estado/desgaste de los neumáticos y eventual regulación de la presión (incluyendo la rueda de repuesto);
-Control del funcionamiento de la instalación de iluminación (faros, luces de giro, luces de emergencia, compartimiento de equipajes, habitáculo, guantera, testigos del cuadro de instrumentos, etc.);
-Control del funcionamiento de la instalación del limpia/lavaparabrisas y regulación de los pulverizadores;
-Control de la posición/desgaste de las escobillas del limpiaparabrisas y del limpialuneta;
-Control del estado y desgaste de las pastillas de los frenos;
-Control visual del estado del motor, cambio, transmisión, tubos (escape, alimentación del combustible, frenos), elementos de goma (capuchones, manguitos, forros, etc.), tubos flexibles, sistemas de freno y alimentación;
-Control del estado de carga de la batería;
-Control visual de las distintas correas de mando;
-Control y eventual carga de nivel de los líquidos (refrigerante motor, frenos, lava parabrisas, lavaluneta, etc.);
-Sustitución del aceite motor;
-Sustitución del filtro de aceite motor;
-Sustitución del filtro antipolen.

Aceite del Motor

Cambiar el aceite y el filtro de aceite del motor en la mitad de la frecuencia indicada en el plan de mantenimiento programado, en caso de utilizar el vehículo en las siguientes condiciones: arrastre de remolque; caminos polvorientos; trayectos breves (menos de 7-8 km) y frecuentes; motor que funciona a menudo en ralentí o recorre distancias largas a baja velocidad (por ejemplo, taxis, entregas a domicilio, o bien, en caso de inactividad del vehículo por un largo período).

Recordar
El principio de funcionamiento de los motores a combustión interna impone que una parte del aceite lubricante se consuma durante el funcionamiento del motor con el objetivo de obtener una óptima lubricación de las partes en contacto.

Batería
Consejos para prolongar su duración: los bornes tienen que estar siempre bien apretados; antes de cualquier intervención en la instalación eléctrica, desconectá el cable del polo negativo de la batería; cuando estaciones, asegurate de que las puertas, el capó y el portón del baúl posterior estén bien cerrados; las luces de la consola de techo deben estar apagadas; con el motor apagado, no dejes dispositivos encendidos durante mucho tiempo (radio, luces de emergencia, etc.)

ADVERTENCIA

Teniendo que instalar en el vehículo sistemas adicionales, existe un peligro debido a derivaciones impropias de las conexiones del cableado eléctrico; especialmente, si se afectan los dispositivos de seguridad.

Carrocería
Para un lavado y cuidado correcto, te recomendamos:

-Mojá la carrocería con un chorro de agua a baja presión.
-Pasá una esponja sobre la carrocería con una mezcla de detergente suave, enjuagándola varias veces.
-Enjuagala bien con agua y secala con un chorro de aire o con un paño de gamuza.
-Las partes externas de plástico lavalas con el mismo procedimiento.
-Al secar el vehículo, cuidá las partes menos visibles, como los marcos de las puertas, el capó y la zona que rodea a los proyectores, donde el agua se deposita más fácilmente.
-Es preferible dejar pasar un poco de tiempo antes de llevar el vehículo a un lugar cerrado; dejalo al aire libre para facilitar la evaporación del agua.
-No laves el vehículo cuando estuvo bajo el sol o con el motor caliente: se puede alterar el brillo de la pintura.
-No estaciones el vehículo debajo de los árboles: las sustancias resinosas, que algunos árboles dejan caer, pueden opacar la pintura e iniciar un proceso de corrosión.
-Para proteger la pintura, lustrala de vez en cuando con cera.


Pedir Turno